Armería

CELADA DE ENGOLEARNÉS DEL I CONDE DE ALCUDIAARMADURA ATRIBUIDA A JUAN PACHECO, II MARQUÉS DE CERRALBOARMADURA JAPONESAPAREJAS DE ESTRIBOS JAPONESES (ABUMI)SABLE CORTO (WAKIZASHI)

Tras la invención de la pólvora, las armaduras que se remontaban a los tiempos feudales, perdieron su valor defensivo, lo que hizo que en las grandes familias nobles surgieran armerías en las que se mostraban diversos arneses de guerra vinculados a hechos gloriosos de la familia.


Las armas ofensivas y defensivas reflejan la evolución de la guerra a través de los siglos XV al XIX. La armería del museo Cerralbo contiene aproximadamente 700 piezas de diversa procedencia (Europa, América, Asia y Oceanía) adquiridas tanto en España como en el extranjero, principalmente en las subastas del Hôtel Drouot y Hôtel des Commisaires-Priseurs de París.


Los arneses más importantes de la colección están en íntima relación con los hechos históricos y heroicos de la Casa Cerralbo, representados en la Escalera de Honor. De entre los arneses de guerra destacamos la armadura de mediados del siglo XVII que según la tradición perteneció al ilustre antepasado del marqués de Cerralbo: Pablo Fernández Contreras, I Conde de Alcudia, Almirante de la Escuadra española que derrotó a la holandesa en 1635.


También se muestran armas de fuego como arcabuces, fusiles, escopetas y pistolas, reflejo todas ellas de la evolución de estas armas a través del tiempo, con ejemplares y elementos del siglo XVI al XIX.


Entre las armas del museo cabe destacar piezas procedentes de Borneo, Filipinas, India, Japón, Malasia, Turquía, Marruecos y Oceanía. Algunas de ellas fueron adquiridas en la subasta de objetos artísticos y de curiosidad de los siglos XV al XVIII celebrada en el Chateau de Saint-Jean en Nogent-le-Rotrou por el Hôtel Drouot en 1877. Otras piezas fueron recogidas por el propio Cerralbo en sus viajes a Constantinopla, Scutari y Andrinópolis (hoy Edirne, Turquía).


Las piezas más singulares son las armaduras de guerra procedentes del Japón del siglo XVIII, compuestas de cobre, cuero lacado y cintas de colores. Se trata de armaduras de distinción que pertenecieron a samuráis, individuos de la clase militar que tenían el privilegio de llevar dos sables, llamados wakizashi, de los que también se muestra un ejemplar.

CELADA DE ENGOLE

CELADA DE ENGOLE

S. XVI
Acero batido y grabado
40 x 32 cm.
Inv. 103
Ubicación: Armería

Bibliografía: Guías del Museo Cerralbo

Celada con crestón dentado, de vista entera, sobre vista y sobre frontal. De los ejes de estas tres piezas, y a todo lo largo del crestón, parten y se desarrollan fajas con arabescos grabados al aguafuerte, en una de las cuales aparece la imagen de la Virgen, con el Niño Jesús de pie. Esta tipología de celadas corresponde a las llamadas de engole por estar concebida para ir sobrepuesta sobre la gola, una pieza que se llevaba debajo del peto para defensa del cuello y parte inferior de la cabeza, que servía también para quedar afirmada a los hombros.

Según la tradición, esta celada perteneció a Manuel Filiberto, Duque de Saboya, dato que actualmente no se ha podido confirmar, si bien se trata de una obra italiana del siglo XVI. Tampoco se conoce como y en que momento pasó a formar parte de la colección Cerralbo. No obstante, sí debió ser una de las piezas preferidas del Marqués, pues fue uno de los objetos junto a los que aparece en uno de los lienzos de la Galería de los Antepasados, obra de José Soriano Fort.

Manuel Filiberto (1528 – 1580), llamado Cabeza de Hierro, fue uno de los soberanos más brillantes de la casa de Saboya. Antes de subir al trono había dado ya grandes pruebas de valor y de capacidad militar, llegando a ser uno de los mejores generales de su tío Carlos I de España y V de Alemania. A la muerte de éste siguió luchando junto a Felipe II, ganando la batalla de San Quintín.

Subir

ARNÉS DEL I CONDE DE ALCUDIA

ARNÉS DEL I CONDE DE ALCUDIA

Mediados del Siglo XVII
Hierro (Acerado y bruñido)
Altura 1,76 m.
Arnés de Guerra
Inv. 100
Ubicación: Armería

Arnés de guerra que según la tradición, perteneció al primer Conde de Alcudia (concedido por Don Felipe IV), Don Pablo Fernández Contreras, General Almirante de la Flota del Mar Océano y Caballero de la Orden de Calatrava. Armada de guerra con celada borgoñona, de vista entera, calada horizontalmente, sin crestón, calza con repujado hacia la nuca cual el varillaje de un abanico. Alto gorgal de launas, coraza con arista central que presente en el peto otra pieza de refuerzo remachada con clavos de bronce, la cual tiene una aleta a la altura del hombro y por ristre un disco con dos conchas de relieve cinceladas.

Faldaje de dos y tres launas, con bordura dentada, bufa. La launa superior del brazal derecho tiene también otra aleta, con bronce trenzado. No responden al mismo estilo las launas que integran los dos brazales y uno de ellos carece de manopla, y la que existe no tiene dedales. Quijotes abiertos de siete launas y dos más, aparte de las rodilleras, con aletas repujadas, grebas abiertas, escarpes de malla con puntera de acero y repujado con gallones. Debajo del faldaje de launas conserva faldellín de terciopelo carmín con decoración vegetal, bordada en sedas de colores, con flecos de seda carmín y verde.

Completa este arnés una alabarda alemana, de media luna y pico de cuervo calados en diagonal y en forma trebolada, con cuatro mesas el vástago superior y el mástil, de sección cuadrilátera de cuyo primitivo, sólo se conserva el final del refuerzo de hierro.

Subir

ARMADURA ATRIBUIDA A JUAN PACHECO, II MARQUÉS DE CERRALBO

ARMADURA ATRIBUIDA A JUAN PACHECO, II MARQUÉS DE CERRALBO

Italia-Alemania, 1540-1590.
Acero, hierro, cuero
Grabado al aguafuerte y a buril, repujado
Alto (montaje histórico sobre maniquí): 174 cm.
Inv. 3172
Ubicación: Despacho

Catalogación: Álvaro Soler del Campo

Esta armadura se ha asociado con don Juan Pacheco, II Marqués de Cerralbo y gobernador de Galicia entre 1587 y 1594, apareciendo implícito en las disposiciones testamentarias que en 1922 regularon el legado de don Enrique de Aguilera y Gamboa, XVII Marqués de Cerralbo. Está compuesta por una celada borgoñona, peto con escarcelas, espaldar, guardabrazos completos, manoplas y arnés de piernas. Aunque todas las piezas son contemporáneas a la vida del II Marqués, no forman sin embargo parte de un mismo conjunto, por lo que no es posible documentar con certeza, a falta de pruebas concluyentes, si se trata de una tradición infundada o si alguno de estos elementos correspondieron en origen a una de sus guarniciones. En cualquier caso, en la actualidad constituye un valioso conjunto heterogéneo formado por piezas de alta calidad.

La celada, de procedencia alemana, fue forjada probablemente en Augsburgo o en Landshut hacia 1560. Refleja la moda de la Alemania meridional de este periodo, caracterizada por una rica decoración grabada al agua fuerte distribuida en bandas tripartitas. En este caso señala una tendencia bien definida enmarcada entre los años 1550-1560, consistente en motivos centrales polilobulados y cordones en las bandas laterales siguiendo las pautas que Felipe II puso de moda en los talleres de Wolfgang y Franz Grosschedel de Landshut. Esta celada forma parte de una guarnición dispersa cuyo espaldar se conserva en la armería real inglesa (Royal Armouries, leeds, inv. III.1338), atribuida a Rocco Guerrini, Conde de Lynar (1525-1596). La comisión de armaduras procedentes del taller de la familia Grosschedel también está presente en la escarcela izquierda, rematada con una pieza perteneciente a la llamada guarnición de “ondas o nubes” de Felipe II, obra de Franz y Wolfgang Grosschedel encargada con motivo de la boda en 1554 entre Felipe II y María Tudor de Inglaterra, actualmente conservada en la Real Armería de Madrid (cat. A.243-A.262). Ligeramente anteriores, pero también de procedencia alemana, son los arneses de las piernas.

El peto, el espaldar y los arneses de los brazos son sin embargo de procedencia italiana, aunque igualmente heterogéneos. Pueden ser enmarcados entre la década de 1560 del peto y los años 1570-1590 del espaldar y los brazos. Estos últimos son un claro ejemplo de las modas milanesas del último tercio del siglo XVI, consistentes en bandas cuajadas de trofeos originalmente dorados que destacaban sobre fondos pavonados en azul, perdidos en la mayor parte de las armaduras conservadas.

Esta armadura ilustra, a la postre, una práctica muy extendida en todas las armerías reordenadas entre 1870-1920, consistente en la adición de piezas de gran calidad sobre armaduras de valor dinástico o familiar pero que se encontraban incompletas. Este fenómeno es una de las principales características del coleccionismo decimonónico, gracias al cual se han conservado elementos dispersos claves para la reconstrucción de la historia del arte de la armadura europea.

Subir

ARMADURA JAPONESA

ARMADURA JAPONESA

Periodo Edo (1614 – 1868)
Hierro, latón, cuero, laca, textiles.
Brazaletes: alt. 69 cm.; hombreras: 29 x 23 cm.; casco: 35 x 28 x 32 cm.; máscara: 23 x 20 cm.; coraza: alt. 65 cm.; faldellín bajero: alt. 49 cm.; espinilleras: alt. 32 cm.
Inv. 585
Ubicación: Sala Árabe

Bibliografía: TABAR ANITUA, Fernando: Lujo asiático. Artes de extremo oriente y chinerías en el Museo Cerralbo. Ministerio de Cultura, Madrid, 2004. P. 190.
CAEIRO, L. (1992, P. 865), enumera sus materiales, sus componentes, “casco, gorjal, mangas, coraza, zahones, hombreras y espinilleras”, y la fecha en los siglos XVIII o XIX.
BLANCO, M (1998), la considera del tipo tosei-gusoko, en hierro, laca y seda, y nimaido, con placas lacadas.

Catalogación: Fernando Tabar Anitua

Brazaletes (ko-te): Hierro lacado en negro, a base de placas verticales unidas por cota de malla, con forro de brocado de seda clara y oro.

Hombreras (sode): Cada una con seis placas horizontales de hierro lacado en negro, unidas por cordones rojos y azules.

Casco (kabuto): Casquete (hachi) de hierro, gallonado, con orificio superior (hachi-manza) con doble dragón de dos cabezas en metal dorado, en la parte posterior anilla (coso-nokwan) de latón, de la que pende cordón trenzado y rematado en borla, de seda marrón; visera (mabi-sashi) con bástago central para inserción de penacho; alerones (fuki-gayeshi) con revestimiento de cuero y cordones de color castaño: cubrenuca (shikoro) con cinco chapas de hierro lacado en negro, unidas por cordones azules y castaño rojizo.

Máscara (ho-ate): De hierro, con dos piezas móviles, una para la nariz, con mostacho postizo de fibras, y la otra para la mandíbula inferior.

Coraza (do): De hierro lacado en negro, el peto tiene siete placas y el faldellín, cinco, unidas por cordones azules y castaño rojizos.

Faldellín bajero (hai-date): Placas verticales de hierro lacado en negro, unidas por cota de malla y forrado de brocado.

Espinilleras (sune-ate): Placas verticales de hierro lacado en negro, unidas por cota de malla y forradas de cuero.

Subir

PAREJAS DE ESTRIBOS JAPONESES (ABUMI)

PAREJAS DE ESTRIBOS JAPONESES (ABUMI)

Periodo Edo (1614 - 1868)
Hierro nielado en plata (hirazogan) y madera lacada
26 x 13 x 28 cm. Y 27 x 13 x 28 cm.
Inv. 466 y 465; 466 y 467.
Ubicación: Armería.

Bibliografía: TABAR ANITUA, Fernando: Lujo asiático. Artes de extremo oriente y chinerías en el Museo Cerralbo. Ministerio de Cultura, Madrid, 2004. Pp. 194-195.
CAEIRO, L. (1992, p.827), los describe como “juego de estribos con damasquinados en plata con animales fantásticos y motivos geométricos” y puntualiza que la cronología es “imposible de determinar por la dificultad de examinar la pieza

Catalogación: Fernando Tabar Anitua
Forma curva y envolvente para el pie, con hebilla y pasador en el extremo del vástago superior (mon-ita), que está calado con ranuras horizontales.

Decorados con un dragón entre ondas acuáticas en el frente y el vástago, y en la parte inferior con motivos estilizados y encadenados de tipo textil, inspirados en la espuma de las olas. Los interiores están revestidos con láminas de madera lacadas en rojo.

Firmados en el borde posterior del vástago: Hecho por Jo-Yuu, de ¿?.

Subir

SABLE CORTO (WAKIZASHI)

SABLE CORTO (WAKIZASHI)

Periodo Edo (¿?) 1614 – 1868
Hierro, bronce, madera, piel de escualo, laca, textiles
Hoja: 60,5 x 3 cm.; empuñadura (incluyendo el fuchi): 17 cm.; ø tsuba: 7,9 cm.; vaina: 63,4 cm.
Inv. 713
Ubicación: Gabinete Oriental.

Bibliografía: TABAR ANITUA, Fernando: Lujo asiático. Artes de extremo oriente y chinerías en el Museo Cerralbo. Ministerio de Cultura, Madrid, 2004. Pp. 196-197.
CAEIRO, L. (1992, p. 662), lo describe someramente por ser “pieza de muy difícil acceso”, de la siguiente manera: “Vaina lacada en negro con orificio para Kozuka. Complementos: guarda cuadrilobulada. Fuchi de cobre decorado con motivos vegetales incisos con líneas poco profundas. Menuki representando toros

Catalogación: Fernando Tabar Anitua

El sable corto era un arma samurai, para combates cuerpo a cuerpo en el interior de un castillo, y para el suicidio ritual (hara-kiri o seppuku)

La curvatura de la hoja es del tipo torii-zori, la punta carece de yokote, el tipo de lomo de la hoja es tori-mune de ángulo bajo (mune-hikushi) y la línea de templado parece del tipo gunome-ha.

El collar de protección (habaki), junto a la empuñadura, es de bronce dorado y está cincelado con estrías para encajar mejor la vaina. La empuñadura (tsuka) tiene las dos piezas de madera forradas de piel de escualo (same); conserva un menuki, o cubierta del pasador (mekugi), con forma de búfalo de agua en relieve y es de bronce con un resto de dorado; carece de pomo (kashira), y está rodeada por la cinta de seda trenzada o tsukamaki; el fuchi o anillo de sujeción junto a la guarda, es de bronce dorado y está cincelado con flores de dalia y crisantemo; también son de bronce dorado, lisas y de borde estrellado, las seppa, o plaquetas de fijación a ambos lados de la guarda de hierro (tsuba), que es cuatrilobulada (mokko-gata) y calada, tiene el kozuka-hitsu-ana, para la salida del kozuka, o pequeño cuchillo, que se adosa al sable y que falta en este ejemplar. El kogai-hitsu-ana, u orificio trebolado para la salida del kogeri, o punzón, está indicado pero no perforado.

La vaina (saya) es de madera, probablemente de magnolio y está lacada en negro (roiro), tiene un pasador para el cordón de suspensión (sagen), tallado en la madera, y una ranura para encajar el kozuka.

Subir