Cerámica

TONDO. ADORACIÓN DE LA VIRGENENFRIADOR DE COPAS DE ALCORA CON ESCUDO DE ARMAS DE FELIPE VCONJUNTO DE CUATRO JARRONES TIPO IMARI CHINO DE LA COMPAÑÍA DE INDIAS FRANCESAPAREJA DE CUENCOS DE CANTÓNPAREJA DE JARRONES TURQUESAJUEGO INDIVIDUAL PARA TOMAR EL TÉ. PORCELANA DE WEDGWOODSOPERA. LOZA DE ALCORAMENÚS DE PORCELANA FRANCESA E INGLESAPAREJA DE CAPITELES DE PORCELANA DE LA REAL FÁBRICA DEL BUEN RETIROPAREJA DE JARRONES DE PORCELANA DE MEISSENJARRA DECORATIVA DE PORCELANA DE MEISSENVITRINA CON PORCELANA DE MEISSENESPEJO PSIQUÉ CON CERÁMICA DE MEISSENBASTONERA

Pequeñas esculturas, jarrones, cajitas, piezas de vajilla y otros muchos elementos realizados en cerámica, porcelana y cristal aportan brillo y colorido a los objetos de uso cotidiano y de adorno.


La calidad define las creaciones de cerámica, a través de las piezas elaboradas en talleres y fábricas de reconocido prestigio internacional: Manises, Talavera y Puente del Arzobispo, Sèvres, Wedgwood, Meissen, Buen Retiro, además de elementos procedentes de China y Japón. Piezas desde el Medioevo al siglo XIX decoran salones, gabinetes, dormitorios y comedores.

TONDO. ADORACIÓN DE LA VIRGEN

TONDO. ADORACIÓN DE LA VIRGEN

Escuela italiana. Seguidor de Andrea della Robbia o del taller de los Buglioni

Primer tercio del siglo XVI
Arcilla de color ocre
Esmaltes blanco estannífero, azul, verde, amarillo y negro de manganeso
115 cm ø
Inv. 811
Ubicación: Salón Estufa

Bibliografía: CABRÉ AGILÓ, J: Museo Cerralbo o Museo del Excmo Sr. Marqués de Cerralbo D. Enrique de Aguilera y Gamboa, 1928, Madrid, pp. 2 (fotografía) y 13.
SANZ PASTOR Y FERNÁNDEZ DE PIÉROLA, C.: Museo Cerralbo. Guías de los Museos de España, 1969, Madrid, p. 45 y fotografía.
UN AMIGO DEL ARTE, “El Museo Cerralbo” en Arte Español, Primero y Segundo Cuatrimestre, 1949, Madrid, p. 150 y figura 52.
NAVASCUÉS BENLLOCH, P. DE y CONDE DE BEROLDINGEN GEYR, C.: Museo Cerralbo, 2000, Madrid, p. 93.

Catalogación: Abraham Rubio Cebada

Este tondo, una de las piezas más importantes del Museo Cerralbo, fue atribuido por Juan Cabré a Lucca della Robbia, escultor y ceramista florentino del Renacimiento. Hacia 1949 estaba en la Sala de Porcelanas del museo y se le consideraba de Andrea della Robbia, sobrino de Lucca. Está atribución será sostenida posteriormente por Consuelo Sanz Pastor, Pilar Navascués y Cristina Conde de Beroldingen, en las guías del Museo Cerralbo escritas por ellas.

Tradicionalmente en España se ha atribuido a la familia Della Robbia todas las cerámicas de estilo renacentista en bajorrelieve y con la técnica de esmaltes policromados usada por estos italianos. Pero, si se compara el tondo del Museo Cerralbo con el conservado en el Museo Nacional del Palacio Bargello de Florencia, que representa el mismo tema, aunque cambiando el ángel por San Juanito, se aprecia que el relieve de este último es mucho más acentuado y de mayor calidad escultórica. Así la obra del museo Cerralbo puede ser atribuida a un seguidor de la familia Della Robbia o incluso relacionarlo con un tondo que se conserva en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí de Valencia, que se atribuye al taller italiano de los Buglioni.

Se ignora el edificio del que formaba parte el tondo. Este se compone de una pieza circular en su parte central, rodeada a su vez por seis piezas poligonales, que al unirse forman un círculo alrededor de la pieza central. La decoración es en bajo relieve y desde el interior hacia el exterior sería: en el centro un relieve de la Natividad, en el que aparece la Virgen arrodillada ante el Niño Jesús que extiende sus brazos hacia su madre, y es ayudado por un ángel. La escena se enmarca por un contario. Le sigue una orla de cabezas de querubines intercalados con estrellas rodeada por una cenefa de ovas. Por último hay una guirnalda con piñas, granadas, uvas, espigas de trigo y otra fruta sin identificar, que hacen la función de marco.

Subir

ENFRIADOR DE COPAS DE ALCORA CON ESCUDO DE ARMAS DE FELIPE V

ENFRIADOR DE COPAS DE ALCORA CON ESCUDO DE ARMAS DE FELIPE V

Última década del siglo XVIII.
Loza o pasta tierna
13 x 35,5 x 22,6 cm
Inv. 1877
Ubicación: Galería II

Bibliografía: TABAR ANITUA, Fernando: Lujo asiático. Artes de extremo oriente y chinerías en el Museo Cerralbo. Ministerio de Cultura, Madrid, 2004. Pp. 224-225.

Catalogación: Fernando Tabar Anitua

Forma de fuente acuencada, ovalada, gallonada y exvasada hacia la boca, con asas curvilíneas en los extremos y borde con cresterío lobulado para encajar los pies de las copas. Parece deudora de la platería del estilo rococó.

La decoración copia la de las piezas de la vajilla de Compañía de Indias de Felipe V de comienzos del siglo XVIII, cuyo motivo decorativo, aunque con sentido heráldico, es el escudo de armas del rey, ya descrito por F. TABAR ANITUA (1983), según opinión del heraldista Alfonso de Ceballos-Escalera. Imita puntualmente sus esmaltes y dorado, que en los originales chinos pertenecen al estilo famille verte, aunque los esmaltes verdes que dan nombre al estilo apenas aparecen al no justificarlos la decoración, excepto en algunos detalles. El tipo de pasta y las florecillas al estilo de las flores alemanas, que no están en las piezas originales y disimulan algunas imperfecciones del fondo, permiten fecharla en la segunda época de Alcora, hacia comienzos de la última década del siglo XVIII, cuando aún no se habían impuesto las formas neoclásicas. En el catálogo sistemático del Museo figura como loza europea y en el inventario de 1924 como del Buen Retiro.

En el Palacio Real de Madrid se conserva otro enfriador como éste, marcado en el solero con la A de Alcora (T. FERNÁNMDEZ PEREYRA, 1993) En el artículo citado se describe como ensaladera y se supone que reemplaza a una pieza original perdida, pero parece más probable que se hicieran de nuevo para una función no prevista en la vajilla original, en la que no hay pieza china similar alguna. En cualquier caso su forma es de estilo muy posterior al de las piezas chinas originales.

Subir

CONJUNTO DE CUATRO JARRONES TIPO IMARI CHINO DE LA COMPAÑÍA DE INDIAS FRANCESA

CONJUNTO DE CUATRO JARRONES TIPO IMARI CHINO DE LA COMPAÑÍA DE INDIAS FRANCESA

Dinastía Qing, hacia 1690 comienzos del XVIII de la era Kangxi (1662-1722).
Porcelana torneada en tres piezas unidas con engobe
101/103 alt., ø boca 42 cm., ø base 32/33 cm.
Inv. 1624, 1625, 1837, 1838
Ubicación: Galería II

Bibliografía: TABAR ANITUA, Fernando: Lujo asiático. Artes de extremo oriente y chinerías en el Museo Cerralbo. Ministerio de Cultura, Madrid, 2004. Pp. 55-57.

Catalogación: Fernando Tabar Anitua

Porcelana de buena calidad de forma exvasada en trompeta en los tercios superior e inferior que corresponden con el cuello y el pie; ensanchamiento cilíndrico de ángulos redondeados en el centro y anillos en los soleros. En origen es una forma destinada a altares, que tiene su origen en los vasos rituales arcaicos de bronce del tipo llamado gu.

Cada una de las partes tiene decoración independiente, separadas por borduras. En el cuello se representan los Tres Amigos (sanyu) del taoísmo, plantas de hoja perenne que son el pino, símbolo de constancia en la amistad; el ciruelo, de la buena fortuna y el bambú, de la resistencia. Aparecen también rocas en el suelo, nubes en el cielo y de la parte inferior surge un friso decorativo de hojas de bananero. Junto al borde de la boca hay una cenefa de flores aisladas de ciruelo con grandes hojas a los lados, y en la parte inferior otra con flores similares sobre un fondo de grecas.

En el ensanchamiento central el motivo principal es el escudo heráldico, repetido cuatro veces, de Felipe de Borbón (1674 1723), Duque de Orleans y Regente de Francia, hermano de Luis XIV. Tiene forma de escudo francés antiguo, enmarcado en volutas, cuyo campo de azur está resuelto con un intenso azul bajo cubierta; presenta un lambel y tres lises en dorado, lo sobremonta una corona en dorado con gemas en el círculo y abierta por lo alto, con florones de lises. Rodean el escudo los collares con las insignias de las Órdenes de Saint Esprit y de Saint Michel, ambas ingenuamente interpretadas por el artesano chino. El espacio entre los escudos está relleno con ornamentaciones florales de peonía, crisantemo, loto y otras flores, granadas y follaje. Encima del ensanchamiento hay una bordura de cabezas de centro ruyi y rombos con swastikas, y debajo de flores y tallos de ciruelo.

La parte inferior está ocupada por una decoración basada en plantas alternas de granado: peonía y camelia, creciendo sobre un suelo de rocas horadadas. La enmarcan sendas borduras de cabezas de cetro ruyi y de flores con grandes hojas como la del borde de la boca, arriba y abajo respectivamente. En el borde interior de la boca hay una bordura de flores de crisantemo esquemáticas y flanqueadas por grandes hojas. Aunque todas estas plantas encierran diversos y múltiples significados en la simbólica cultura china, su asociación es más bien casual en estas piezas destinadas a la exportación, y obedecen a planteamientos mayormente decorativos.

Son de la dinastía Qing, hacia 1690 1700 de la era Kangxi (1622 1722), correspondientes a la última parte del reinado de Luis XIV y del emperador Shengzu.

Se ignora por el momento y las circunstancias en que los cuatro jarrones pasaron a poder del Marqués de Cerralbo, tal vez adquiridos a la muerte del Duque de Montpensier en 1890, cuando Cerralbo construía su palacio. Sin duda son originales chinos de la época señalada y no copias orientales o europeas.

Subir

PAREJA DE CUENCOS DE CANTÓN

PAREJA DE CUENCOS DE CANTÓN

Dinastía Qing, siglo XIX
Porcelana con superficie piel de naranja
Alt. 24 cm., ø boca 59 cm., ø base 32 cm.
Inv. 3616 y 3618
Ubicación: Salón Chaflán

Bibliografía: TABAR ANITUA, Fernando: Lujo asiático. Artes de extremo oriente y chinerías en el Museo Cerralbo. Ministerio de Cultura, Madrid, 2004. Pp. 82-83.

Catalogación: Fernando Tabar Anitua

Los dos cuencos que se conservan en el Museo Cerralbo son de paredes curvas, boca ancha y pie cilíndrico, al estilo de medallones con escenas de mandarines.

En el exterior hay una escena continua de personajes en pabellones arquitectónicos y al aire libre, representando el paraíso taoísta con los Ocho Inmortales (ba-xian) y otros personajes míticos. En torno a la boca, ancha cenefa con decoración abigarrada de mille fleurs, mariposas y faisanes sobre fondo dorado, y en el pie bordura de flores de loto y zarcillos sobre dorado.

En el interior de uno de ellos, en torno al borde, cenefa igual que la exterior. En las paredes cuatro grandes recuadros bordeados de grecas doradas, con escenas de audiencias cortesanas en pabellones; entre ellos símbolos de los Inmortales, como el abanico de Zhongli Quan y la cesta con flores de Lancaihe, además de rollos de escritura, el cetro ruyi y jarrones con flores. En el fondo medallón circular central con dos pájaros de largas colas posados en una roca, flores y mariposa en vuelo. Alrededor, cuatro recuadros en forma de fruto de kaki, donde alternan escenas cortesanas con otras de pájaros y flores. Entre todos ellos flores y mariposas entre zarcillos, sobre fondo dorado.

El otro cuenco se diferencia en que las bordaduras exterior e interior en torno a la boca presentan ruedas de la ley (falun), que son un emblema budista, y murciélagos (fu), símbolo de felicidad porque ambas palabras son homófonas, entre pájaros, mariposas y flores, y en que en el fondo hay un medallón circular único con escena cortesana.

Piezas de esta clase se llevan a Cantón en blanco desde el principal centro alfarero, Jingdezhen, y allí se decoraban con cubierta en este estilo. También a España llegaron en grandes cantidades a través de Filipinas, lo mismo que los llamados mantones de Manila, muebles lacados, abanicos y otros objetos de artesanía.

Subir

PAREJA DE JARRONES TURQUESA

PAREJA DE JARRONES TURQUESA

Dinastía Qing, probablemente era (Nian-hao) Kangxi avanzada (hacia 1682 – 1722), correspondiente con el reinado del emperador Shegzu (nombre póstumo o Miao-hao), o algo posterior.
Porcelana torneada en una sola pieza
Alt. 127 y 128 cm., ø boca 33 y 33,5 cm., ø base 28 cm.
Inv. 3608 y 3610
Ubicación: Salón Chaflán

Bibliografía
TABAR ANITUA, Fernando: Lujo asiático. Artes de extremo oriente y chinerías en el Museo Cerralbo. Ministerio de Cultura, Madrid, 2004. Pp. 50-51.

Catalogación: Fernando Tabar Anitua

La forma de los jarrones es abalaustrada, con una cubierta monócroma de esmalte turquesa de óxido de cobre de tonalidad bastante oscura y finamente craquelado.

De la dinastía Qing, probablemente era (Nian-hao) Kangxi avanzada (hacia 1682 – 1722), corresponmdiente con el reinado del emperador Shengzu (nombre póstumo o Miao-hao), o algo posterior.

Su gran tamaño hace excepcionales a esta pareja de jarrones, pero hay que lamentar el desconocimiento de su procedencia original.

En el interior de las bocas presentan un montaje de madera dorada y hierro forjado para sostener unos elementos añadidos que han sido desmontados.

Subir

JUEGO INDIVIDUAL PARA TOMAR EL TÉ. PORCELANA DE WEDGWOOD

JUEGO INDIVIDUAL PARA TOMAR EL TÉ. PORCELANA DE WEDGWOOD

Último tercio del siglo XVIII.
Porcelana
Fuente: Alt.: 2 cm; Anch.: 32 cm
Tazón: Alt.: 7 cm; Anch.: 14 cm
Taza: Alt.: 5 cm; Anch.: 14 cm
Plato: Alt.: 3 cm; Anch.: 14 cm
Azucarero: Alt.: 10 cm; Anch.: 6 cm
Cafetera: Alt.: 6 cm; Anch.: 6 cm
Jarra: Alt.: 7 cm; Anch.: 7 cm
Inv. Del 2139 al 2145
Ubicación: Galería III

Juego individual para tomar el té, formado por siete elementos, que fue elaborado durante el último tercio del siglo XVIII, procede de la manufactura de Wedgwood (Straffordshire, Gran Bretaña), como reza la marca incisa en la parte inferior de los recipientes.

El té se sirve como merienda, pudiendo modificarlo con agua caliente y leche fría, según gustos. Sobre la bandeja se disponen taza y plato, jarrita, tetera y azucarero, completados con un cuenco que sirve para recoger los posos.

El fundador de la manufactura, Josiah Wedgwood, tras varios años de búsqueda descubrió un tipo de pasta que permitía conseguir el efecto camafeo de figuras blancas sobre un característico color azul, innovación técnica que se completaba con unos repertorios decorativos inspirados en la Antigüedad Clásica. Este tipo de piezas se pusieron de moda en toda Europa a partir de 1775, siendo imitadas por las más importantes manufacturas como la Real Fábrica de Porcelanas del Buen Retiro (Madrid).

La decoración de todas las piezas se compone de orlas de hojas de laurel y de acanto, flores, dobles palmetas y escenas mitológicas de bajorrelieve, en blanco sobre fondo azul.

Subir

SOPERA. LOZA DE ALCORA

SOPERA. LOZA DE ALCORA

Segunda mitad del siglo XVIII
Porcelana
22 x 30 x 22 cm
Inv. 3386
Ubicación: Despacho

Esta sopera, realizada en la Real Fábrica de Alcora (Castellón) durante la segunda mitad del siglo XVIII, es una de las escasas piezas de vajilla que se conservan en la casa. Según el Inventario General de 1924 el recipiente, realizado en loza blanca, con decoración pintada de motivos vegetales y flores y tapa modelada con ramitos de peras, que sirven de asa, se encontraba en uno de los espacios preferidos por el Marqués de Cerralbo, el Despacho situado en el Piso Principal. Es de suponer, entonces, que no se utilizara para contener las deliciosas sopas y consomés que se servían en las comidas y cenas de cumpleaños, aniversario y recepciones celebrados en el palacio, sino como un objeto de colección, cuidado y admirado.

En la actualidad se localiza en un aparador del Comedor de Diario, formando parte de una selección de elementos relacionados con el servicio de mesa.

Subir

MENÚS DE PORCELANA FRANCESA E INGLESA

MENÚS DE PORCELANA FRANCESA E INGLESA

1776 - 1793.
Porcelana de Marsella (Francia)
19,5 x 10,5 cm
Inv. 6139
Ubicación: Comedor de Diario

Siglo XIX
Porcelana de Stafforshire (Gran Bretaña)
16 x 11 cm
Inv. 6140
Ubicación: Comedor de Diario

Las costumbres y ritos sociales de la aristocracia y burguesía son, frecuentemente, un reflejo de la vida cortesana, teniendo como modelo a los reyes. El afán de emulación se percibe también en el protocolo y costumbres gastronómicas, que cambian notablemente en la época de Isabel II, cuando la comida se convierte en un acto que busca promover y reforzar lazos sociales. Si se recibe a numerosos invitados, los banquetes se celebran en forma de buffet, con un menú muy variado para obsequiar a la flor y nata de la sociedad madrileña de finales del siglo XIX.

El menú o lista resulta imprescindible para que el comensal realice la combinación de platos que prefiera; si la comida es muy formal, de etiqueta, cada invitado debe tener el suyo, con su nombre y sitio asignado en la mesa. Cuando la comida se ofrece a familiares y personas muy allegadas es suficiente que haya un menú sobre la mesa, como éstos, redactados en francés por el Marqués de Cerralbo, a lapicero sobre soporte de cerámica, que se conservan actualmente en el Comedor de Diario.

El más artístico es de porcelana de Marsella (Francia), portado por un abanderado y servido un 9 de mayo. Otro menú de un 12 de junio se escribió sobre un soporte de porcelana de Stafforshire (Gran Bretaña), adquirido por la Marquesa de Villa-Huerta en una tienda de la calle Arenal de Madrid.

Subir

PAREJA DE CAPITELES DE PORCELANA DE LA REAL FÁBRICA DEL BUEN RETIRO

PAREJA DE CAPITELES DE PORCELANA DE LA REAL FÁBRICA DEL BUEN RETIRO

Bartolomé Sureda.
Tercera época de la fábrica del Buen Retiro (1803 – 1808)
Porcelana. Pasta dura
Bizcocho. Las volutas y el cimacio con barniz transparente
Altura: 38 cm.; parte superior: 43 x 43 cm.; ø base: 27 cm.
Inv. 1950 y 2003
Ubicación: Galería III

Bibliografía: CABRÉ AGUILÓ, J.: Museo Cerralbo o Museo del Excmo. Sr. Marqués de Cerralbo D. Enrique de Aguilera y Gamboa, 1928, Madrid, p. 17.
SANZ PASTOR Y FERNÁNDEZ DE PIÉROLA, C.: Museo Cerralbo. Guías de los Museos de España, 1969, Madrid, p. 50.
UN AMIGO DEL ARTE, “El Museo Cerralbo” en Arte Español, Primero y Segundo Cuatrimestre, 1949, Madrid, p. 155.
NAVASCUÉS BENLLOCH, P. DE y CONDE DE BEROLDINGEN GEYR, C.: Museo Cerralbo, 2000, Madrid, p. 110.

Catalogación: Abraham Rubio Cebada

Estos capiteles de estilo corintio realizados en pasta de porcelana, se encuentran expuestos sobre medias columnas de mármol. Presentan dos hileras de hojas de acanto, ocho caulículos o tallos, y volutas bajo los ángulos y en cada uno de los frentes, bajo una flor situada en el medio del cimacio.

A principios del siglo XX se encontraban haciendo la función de base para una pareja de bustos de emperadores romanos, tal como los cita Juan Cabré. En 1949 seguían haciendo la misma función según se describen en la revista Arte Español. Será en el catálogo de Consuelo Sanz Pastor donde se les dará protagonismo como obras en sí mismas. Para Juan Cabré, Consuelo Sanz Pastor, y después para Pilar Navascués y Cristina Conde de Beroldingen, autoras estas últimas del último catálogo del Museo Cerralbo en el año 2000, estos capiteles eran de porcelana de Sèvres.

Esta atribución a la fábrica francesa, se debe sin duda a la altísima calidad de las piezas, pero nunca se les ha asignado fechas concretas y se ha razonado la atribución.

El Marqués de Cerralbo también debió apreciar en alto grado la elegancia de estos capiteles, pues quiso que en su palacio figurara este mismo diseño, y los arquitectos lo utilizaron en algunas de las salas, copiando en yeso exactamente la misma medida y color en algunos de ellos, y utilizando otros dos modelos con medidas un poco mayores, en los que se ha cambiado el color por medio de una pátina que imita bronce.

El tipo de pasta empleada en los capiteles recuerda, si los consideramos españoles, a la elaborada en la fábrica del Buen Retiro, en época de Bartolomé de Sureda. Un dato importante a considerar es que este ceramista hizo para la Casita del Labrador en Aranjuez, miles de azulejos de porcelana para pavimentos, de los que todavía se conserva alguno in situ. Se podría pensar que el arquitecto Isidro González Velázquez, al que Carlos IV y María Luisa de Parma encargaron el palacete en 1803, pudo diseñar para este espacio otros elementos arquitectónicos en porcelana, como estos capiteles, exactamente con el mismo diseño que los del Museo Cerralbo, desestimando los de cerámica por la fragilidad que supondría este material como elemento sustentante.

Se puede ver hoy en día en la Casita del Labrador capiteles de estilo corintio en dos tipos de materiales: blancos en la escalera principal y de bronce dorado en la Galería de estatuas. Refuerza la hipótesis expuesta anteriormente, el que Isidro González Velázquez al proyectar, por encargo de Carlos IV en 1802, el centro de mesa o dessert conocido como El Parnaso Español, diseño unos capiteles en bronce.

La especialista en porcelana del Buen retiro, Mª Jesús Sánchez Beltrán, señala en su libro La porcelana de la Real Fábrica del Buen Retiro, que el artífice que cinceló esos capiteles fue Miguel Medrano.

Subir

PAREJA DE JARRONES DE PORCELANA DE MEISSEN

PAREJA DE JARRONES DE PORCELANA DE MEISSEN

1850
Porcelana caolínica. A molde
55x 32 cm (Diámetro máximo)
Inv. 1780 y 1781
Ubicación: Galería I

Bibliografía: MEIER, Gunter, Porzellan aus der Meissener Manufaktur, Berlín, , Heschel Verlag, 1981
RONTGEN, Robert E., The Book of Meissen .- Second Edition, U.S.A., Schiffer Publisching Ltd., 1996.
ROTGEN, Robert E., Marks on German, Bohemian and Austrian porcelain, U.S.A., Schiffer Publisching Ltd., 1997.
MENZHAUSEN INGOLERE, Early Meissen Porcelain in Dresden, Berlín,1988, First Publischied in U.S.A., Thames and Hudson inc.. 1990.

Catalogación: Carmen de Arechaga y Rodríguez-Pascual

Por las marcas de la base sabemos que es una producción de 1850. Está dentro del estilo neorococó, de mediados del siglo XIX, época en la que en toda Europa se reinterpretan estilos artísticos anteriores.

Esta pareja de jarrones considerada por la propia Fábrica de Meissen como de cuarta categoría de las seis establecidas según su nivel de calidad, muestra una falta en forma de grieta que se observa en la panza de uno de los jarrones, disimulada con la aplicación de una hoja, motivo decorativo que se repite en la ornamentación de la pieza. Como era habitual, tanto el cuerpo como cada una de las múltiples flores del fondo, el ramaje, las hojas y los pájaros que lo adornan están hechos a partir de diferentes moldes. Moldes que se utilizaban con posterioridad a su elaboración y se combinaban en diferentes formas para crear piezas distintas.

Gunter Meier publica una jarra similar y una caja en forma de calabaza realizada en 1750 y atribuida al famoso modelador Johann Joachim Kändler, fuente de inspiración de un estilo que se imitará no sólo en Meissen, sino también en otras manufacturas como en la de París por Jacob Petit.

El pájaro rojo de este jarrón está realizado a partir de un molde del propio Kändler, el cual creó en 1741 su serie de aves polícromas, basadas en dibujos y grabados de ornitología realizados en la misma época e impulsados por el afán clasificatorio de la Ilustración.

Estos jarrones pierden, sin embargo, la ligereza que tuvieron en el rococó. Aquí, las decoraciones en relieve no llegan a integrarse en el jarrón, las flores de cinco pétalos que cubren la totalidad de la superficie se aplican de forma ordenada, mientras que en las piezas producidas en el XVIII se consigue un mayor naturalismo mediante la inclusión de flores de forma arrítmica cuyos pétalos se solapan unos con otros.

Subir

JARRA DECORATIVA DE PORCELANA DE MEISSEN

JARRA DECORATIVA DE PORCELANA DE MEISSEN

Por las marcas de la base situamos la pieza entre 1814 y 1860.
Porcelana caolínica. A molde.
64 x 40 cm. (Anchura máxima)
Inv. VH 622
Ubicación: Salón de Confianza

Bibliografía: MEIER, Gunter, Porzellan aus der Meissener Manufaktur, Berlín, , Heschel Verlag, 1981
RONTGEN, Robert E., The Book of Meissen .- Second Edition, U.S.A., Schiffer Publisching Ltd., 1996.
ROTGEN, Robert E., Marks on German, Bohemian and Austrian porcelain, U.S.A., Schiffer Publisching Ltd., 1997.
MENZHAUSEN INGOLERE, Early Meissen Porcelain in Dresden, Berlín,1988, First Publischied in U.S.A., Thames and Hudson inc.. 1990.

Catalogación: Carmen de Arechaga y Rodríguez-Pascual

Esta jarra decorativa dedicada al elemento Agua forma pareja con otra del Museo que presenta como decoración una alegoría del Viento. La jarra que nos ocupa, de visión frontal y con el asa a la izquierda, está presidida por Neptuno montado sobre una concha tirada por cuatro caballos. Estas esculturas corpóreas están hechas, al igual que el cuerpo principal, a partir de moldes y se adosan a la jarra con intención ornamental. En la parte posterior se perfila un tema marino sin apenas decoración de bulto redondo.

Jarras similares, pero con policromía más suave, están publicadas por Gunter Meier como obras del modelador J. J. Kändler realizadas en 1741. La jarra del Viento también la publica Robert E. Rontgen y la atribuye al mismo artista aunque con fecha de 1730. Sin embargo, esta jarra y su pareja aunque beben de las fuentes del rococó son de producción posterior. Así, la guirnalda de flores que cae desde el asa hasta Neptuno, en el siglo XVIII se habría decorado con elementos marinos como nenúfares, corales o algas. Por otra parte, los bruscos cortes que se aprecian en los anillos que separan el cuello y la base del depósito de la jarra, en el rococó dieciochesco habrían sido sustituidos por suaves y onduladas líneas en forma de rocalla o de ola.

Lo que sí pertenece al famoso Johann Joachim Kändler son la cabeza de Neptuno, molde que el autor realiza en 1744 basándose en la Fuente de Grenelle, de Versalles, y los cuatro caballos realizados en 1755 y que encontramos en el grupo de Venus sobre un carro. Los delfines de la base, también pertenecen a moldes de esculturas del mismo autor realizadas en 1750 sobre los que se sitúan unos putti con alas de mariposa.

La flota en bajo relieve, que aparece en la parte posterior, así como el resto de la decoración, son composiciones decimonónicas.

Subir

VITRINA CON PORCELANA DE MEISSEN

VITRINA CON PORCELANA DE MEISSEN

Siglo XIX
Madera ebonizada y porcelana.
Fábrica de porcelana de Meissen (Sajonia)
2,050 x 1,030 m.
Inv. VH 0532
Ubicación: Salón de Confianza

Vitrina de ébano y porcelana de Sajonia. En las cuatro esquinas tiene columnas abalaustradas de porcelana, con capiteles jónicos. También de porcelana los cuatro pies del mueble y 239 placas rectangulares con escenas de amor y flores. En la parte superior del mueble lleva, también de porcelana, un frontón curvilíneo y pináculos del mismo material en las esquinas con amorcillos sentados.

Es un legado de la colección Villa-Huerta, procedente del Palacio de Santa María de Huerta.

Subir

ESPEJO PSIQUÉ CON CERÁMICA DE MEISSEN

ESPEJO PSIQUÉ CON CERÁMICA DE MEISSEN

Siglo XIX.
Porcelana y cristal azogado.
Fábrica de porcelana de Meissen (Sajonia)
2,050 x 1,050 m.
VH 0533
Ubicación: Salón de Confianza

Los espejos tipo psiqué o psyché, son grandes espejos sostenidos por dos columnitas entre las cuales puede girar según su eje horizontal. Este tipo de espejo fue muy usado en el neoclasicismo.

Este es un espejo de porcelana de Sajonia. La luna monta y gira sobre caballetes constituido por columnas de macollas de acanto, sobre dobles repisas montadas en nogal y con un travesaño también revestido de porcelana. El marco y las columnas ostentan ramos de flores pintadas, otros ramos de relieve y varios pájaros y dos amorcillos.

Es un legado de la colección Villa-Huerta, procedente del Palacio de Santa María de Huerta.

Subir

BASTONERA

BASTONERA

 

Cerámica barnizada y pintada con óxidos metálicos. Trabajo a torno

72,5 x 26 diámetro máximo x 16 cm diámetro de la boca

Inv. 27068

Ubicación: Recibimiento de Invierno

 


Bibliografía:

 

RUBIO CELADA, A. (2004) De la tradición a la modernidad: los Zuloaga ceramistas. Madrid. nº 30, pp. 57, 249, 311, 491; Tesis doctoral. Universidad Complutense

 

RUBIO CELADA, A. (2007) Los Zuloaga. Artistas de la cerámica, 2007, p. 204, ficha 30

 

Catalogación: Abraham Rubio Celada y Mª Cristina Giménez Raurell

 


Esta bastonera de aspecto esbelto y alegres colores esta ubicada en un espacio de bienvenida del palacio de los Marqueses: el Recibimiento de Invierno, bajo el reloj de cuco de la marquesa de Villa-Huerta y junto a la Capilla. Aquí se cree que podría haber estado dispuesta en vida de los marqueses, de acuerdo con la documentación gráfica disponible en el Museo. Se usaría para contener bastones, tan frecuentemente usados a finales del XIX, o, en alguna ocasión, para depositar paraguas, pues algunas fuentes la citan como paragüero. Se integra así muy acertadamente en la labor de recuperación de ambientes del Piso Entresuelo a la que el Museo está dedicando especial atención.

 

La diseñó y la hizo Daniel Zuloaga y Boneta (1852-1921), ceramista, fotógrafo, pintor y decorador madrileño, claramente comprometido con el Historicismo de fin del XIX. La pieza está firmada sobre la carena del frente con esmalte blanco estannífero: La Moncloa. 1888. D. Z.

 

Se hizo en la primera época de producción en la fábrica de la Moncloa (Madrid), cuando Daniel trabajaba junto con sus hermanos Guillermo y Germán. Este taller estuvo en activo hasta 1893. Es una obra muy representativa de la serie neorrenacentista, de clara inspiración en las decoraciones grecolatinas clásicas.

 

El modelo está inspirado en los botes de farmacia del siglo de oro español, pero reinterpretándolo a mayor tamaño.Se trata de un portabastones cilíndrico con leve exvasamiento en la parte inferior y superior del cuerpo. El pie apoya en un soporte de latón dorado y la boca es también cilíndrica, de inferior diámetro que el cuerpo. En el interior de ésta se dispone un refuerzo de metal que evita que los bastones o paraguas apoyen directamente en la pieza cerámica.

 

Sobre un intenso fondo naranja de arcilla ferruginosa cubierta con barniz transparente,destacan, en el frente, motivos decorativos vegetales en blancos, amarillos, azules y verdes, y perfiles en negro de manganeso. La parte trasera y los laterales carecen de decoración. El tema principal consiste en una pareja de grifos dispuestos simétricamente en torno a un eje central, lo que nos remite al candelieri: hojas, flores y molduras de clara inspiración clasicista se presentan a ambos lados con ritmo armónico y equilibrado. Los motivos decorativos del pie y de la boca son muy sencillos: rombos, círculos, gotas y tornapuntas en tonos blancos y azules.

 

Él, sus hermanos, sus hijos y su sobrino, el pintor Ignacio, fueron pioneros también en la reivindicación de El Greco, dejando que su influencia se viera de manera manifiesta en muchas de sus obras y contagiando este espíritu a otros talleres de cerámica españoles.

 

El Museo Zuloaga, instalado en la iglesia románica de san Juan de los Caballeros (Segovia), donde Daniel y sus hijos tuvieron su taller en la primera mitad del siglo XX, conserva una completa colección de piezas de la familia.

Subir